Es común escuchar acerca del alcoholímetro, y más cuando es temporada en donde hay altas probabilidades de que haya un aumento en la ingesta de bebidas alcohólicas, y aunque para muchos puede ser fastidioso, debemos de entender que este protocolo es necesario para poder evitar accidentes. Son muchas las personas que tienden a conducir bajo un estado de ebriedad en el cual no sólo ponen en riesgo a su persona sino a todos los que lo rodean, es por ello que, en fechas determinadas, se asigna un alcoholímetro.

¿Qué es el alcoholímetro?

Es un programa que tiene la finalidad de evitar accidentes automovilísticos debido al consumo de alcohol. Los alcoholímetros suelen colocarse en lugares estratégicos en donde más tráfico automovilístico hay. Básicamente consiste en un plan de la Secretaría de Seguridad Pública en donde se aplica el alcoholímetro que es un pequeño dispositivo que mide el porcentaje de alcohol en el cuerpo.

¿Cuál es el protocolo del alcoholímetro?

  • Primeramente, los policías se colocan en puntos estratégicos de la ciudad, en donde detendrán a aquellos conductores que se ven sospechosos y les preguntarán si han consumido alguna bebida alcohólica durante el día.
  • En caso de que haya dudas acerca de la respuesta, le pedirán que se estacione a un costado de la zona de revisión.
  • Los policías le mostrarán al conductor el dispositivo y el envase para que pueda percatarse de que no ha sido empleado anteriormente.
  • Posterior a esto deber, el conductor deberá soplar en el dispositivo para que éste pueda identificar los porcentajes de alcohol que se encuentran en el organismo. Un automovilista no deberá de conducir si en su cuerpo se detecta más del 0.8 gramos de alcohol por litro o si presenta 0.4 miligramos. Lo que es un equivalente aproximado de una cerveza o una copa de vino.
  • Si el dispositivo dio positivo en alcohol, el informe es entregado a las autoridades para que quede registrado dentro de los archivos del conductor.
  • Ya que el informe es entregado, el conductor permanecerá en el “torito” alrededor de 20 a 36 horas, mientras que el carro se trasladará al corralón.

¿Qué pasa si el conductor es llevado al “torito”?

Ya que el conductor es trasladado al torito debido al porcentaje de alcohol que presentó en el cuerpo, los abogados en Tijuana se encargarán de realizar un amparo para que pueda salir la persona, esto pagando una cuota que puede llegar a los cuatro mil pesos mexicanos. Al concluir el tiempo de retención, la persona deberá seguir los protocolos de la multa y podrá retirarse a su casa. Esto con una sanción y con un expediente malo dentro de sus archivos.

¿Se puede evitar el alcoholímetro?

Existen métodos para poder saltarse las zonas de alcoholímetro, pero al hacer esto la persona estaría actuando de forma incorrecta porque el hecho de no seguir los planes de seguridad puede provocar accidentes en donde puede haber pérdidas humanas. Por eso es tan importante que los conductores respeten y sigan al pie de la letra todos estos métodos de seguridad. Y recuerda, si vas a conducir, no tomes.