Aunque normalmente creemos que estas personas de seguridad son sólo para aquellos que tienen fama o poseen grandes sumas de dinero, la verdad es que las escoltas no sólo son para este tipo de personas sino para cualquier individuo que puede estar bajo algún peligro. Si se desea contar con algún escolta que pueda apoyar en cuestiones de seguridad y protección, se deberá de buscar una empresa de seguridad privada que ofrezca este tipo de servicio.

Actualmente, existen muchos factores por los cuales una persona necesita contar con una escolta, ya sea por el incremento de la delincuencia que sufre un área, por cuestiones del trabajo, es decir, si el espacio en donde se labora se encuentra dentro de zonas con altos índices delictivos o por otras muchas más razones. Si una empresa decide pagar por servicio de escoltas, puede ser para ciertos momentos en específicos, como lo son eventos, ruedas de prensa, homenajes o algún otro acontecimiento en donde va a haber mucha gente o personas de importancia social.

¿De qué se encarga un escolta?

Básicamente su trabajo se centra en mantener a salvo a su cliente, de tal forma que, en caso de alguna posible amenaza, el agente actué de forma inmediata para proteger a la persona con la que trabaja. Dentro de este trabajo, es necesario que el escolta conozca los protocolos y la forma en la que trabaja su cliente, de tal manera que al tener noción acerca de su estilo de vida, el agente pueda saber complementarse al ritmo de la persona que le está ofreciendo sus servicios.

Dependiendo de las necesidades del cliente, un escolta puede establecerse dentro de una zona específica o puede ser acompañante de una persona, es decir, prácticamente se convierte una escolta de tiempo completo. Si este es el caso, es necesario que tenga una preparación y entrenamiento adecuado para que pueda efectuar diferentes maniobras en caso de necesitarlo.

¿Cómo puede una persona ser escolta?

Para poder ser escolta, la persona deberá de realizar ciertas pruebas tanto físicas como psicológicas, con la finalidad de que se pueda determinar si la persona está en óptimas condiciones como para ser una escolta. La empresa en donde trabajará deberá de estar bajo ciertas autoridades, principalmente de la Defensa Nacional. Asimismo, una vez seleccionado, es necesario que haya entrenamientos especiales para saber cómo actuaría en caso de algún incidente.

¿Cuáles son las capacitaciones que debe de llevar una escolta?

Principalmente se centra en tres tipos de capacitaciones las cuales dependerá del área en donde se encuentre y de las leyes de seguridad.

Defensa personal: Es una de las bases con las que debe de contar un escolta, por lo que capacitar a la persona en este tema es esencial. Es necesario que el individuo conozca maniobras que le permitan defenderse y defender a su cliente en caso de algún peligro.

Armas y equipo: Ya que se trabajará con armas, es necesario que el escolta tenga el suficiente conocimiento acerca del manejo de estas herramientas, con el objetivo de que sepa manejar el arma en casos necesarios. También, muchas veces cuentan con artefactos especiales los cuales requerirán de algún tipo de capacitación.

Protocolos: El escolta deberá de saber los protocolos y leyes del lugar en donde va a trabajar, para que así sepa cuáles son los límites que establecen las leyes y no actúe de forma ilegal.

Ser un escolta necesita de mucha preparación, y contratar este tipo de servicios requiere de profesionalismo, por eso es necesario que los escoltas sean personas que en verdad estén capacitadas para ofrecer este servicio ya que necesitarán estar alertas en todo momento para que el cliente no sufra algún daño.